Mira hacia la izquierda los cerros barridos por el sol poco antes del ocaso. El cielo tiene algunas nubes. Todo se ve entre los árboles y los cables. Si estuviera en otro país o ciudad pensaría que querría quedarse aquí. Está tan tranquilo. Si estuviera observando un reportaje, diría lo mismo. Ha visto otros lugares tan así y cree que la gente se desvive en ellos por algún prestigio o desprestigio, y le son indiferentes. Es hermoso este lugar porque mira como si mirara en otro lugar. El entorno tiene mínima importancia. Lo mejor es estar en esta ciudad con estos cerros y nubes. El otro lugar es para él, pensando que está en este lugar. Sólo el cerro iluminado, el agua, los edificios, los árboles y el olor a cemento mojado son indescifrables.