Desde su asentamiento, los ciudadanos se levantan más temprano en procura de alejarse de sus sueños, que dejan en lugares donde la llamada tierra firme es una isla a la deriva. Por lo mismo, los puntos de quiebre de las zonas de lo privado son múltiples y en cada uno de ellos se recupera la posibilidad de establecerse en una nueva inestabilidad.