Ese señor de impecable traje verde, esporádicamente alcoholizado, manifiesta la afasia como deseo, en cada nueva vuelta que da a la isla.