En mitad de la ladera, en un templo que es un triángulo de acero tridimensional, hay una imagen del sagrado corazón, músculo de paja atravesado por clavos que debimos arrancar con santa paciencia, mientras las piernas eran de cera de abejas violentas. Es tiempo de recuperar el respeto por los isleños.